Actividades extraescolares: analizamos los pros y contras

Con la llegada de septiembre, del nuevo curso y de cómo organizar las agendas de padres e hijos llega también el debate: ¿Actividades extraescolares sí o no? Hay tantas opiniones como opciones y todas parecen tener un razonamiento lógico. Hoy analizamos los principales argumentos tanto de los detractores como de los defensores para que todos podamos sacar nuestras propias conclusiones. ¿Y vosotros de qué lado estáis? ¿Habéis apuntado a vuestros hijos a alguna actividad?


A favor
  • Al tratarse de actividades extraescolares voluntarias y aficiones fomentarán su lado más creativo y les ayudará a expresar su personalidad, gustos y preferencias.
  • Las actividades en grupo, deportivas y al aire libre son sanas para el cuerpo y también para la mente. Ayudan a relacionarse con más niños, aprenden valores y además liberan la energía que tienen acumulada.
  • Permite a los padres ganar un par de horas al día, al menos unos días a la semana, para conciliar la vida laboral, personal y familiar.
En contra
  • En ocasiones más de una actividad puede suponer una carga añadida a las clases y deberes que ya tienen en el colegio.
  • Si las actividades extraescolares son fuera del colegio implica que los padres o cuidadores se tengan que desplazar y cuadrar horarios con el resto de hijos y actividades complicando, todavía más, la logística familiar.
  • Un niño pequeño, de tres o cuatro años, necesita jugar y pasar tiempo con sus padres. Dar paseos, leer cuentos o merendar juntos puede convertirse en la mejor actividad al salir del cole.

Como consejo puedes hablar con tus hijos e invitarles a probar con algo que ellos elijan, les divierta o demuestren que es de su interés y observar cómo reaccionan. Si les ayuda genial y si en algún momento les ves desbordado o cansados busca alternativas.